USO DE LA GENÓMICA EN LA GANADERÍA

La genómica, impulsada por tecnologías de secuenciación de nueva generación como las desarrolladas por Illumina, ha revolucionado la industria ganadera. Los productores pueden aprovechar esta ciencia para mejorar la calidad y eficiencia de sus hatos. A continuación, exploraremos cuatro aplicaciones clave de la genómica en la ganadería:


1.    Identificación de Progenitores:    Mediante la genotipificación, se puede asignar identidad y verificar la ascendencia de los individuos. En México, estas pruebas son ahora un requisito para el registro de ganado de raza pura. La precisión en la identificación de padres contribuye a la trazabilidad y mejora la gestión reproductiva.


2.    Detección de Portadores de Defectos Genéticos: La genómica permite detectar individuos portadores de enfermedades antes de que los síntomas se manifiesten en las crías. Un ejemplo histórico es el caso del toro “Short Snorter” en Estados Unidos, que, sin saberlo, portaba genes para el enanismo, afectando negativamente a la industria ganadera.


3.    Identificación de Genes Relacionados con la Producción de Carne: Se investiga cada gen involucrado en la formación muscular y el marmoleo de la carne. Descubrimientos como la miostatina, la calpaína y la calpastatina han revolucionado la crianza selectiva.


4.    Selección de Individuos Sobresalientes: La selección asistida por marcadores (SAM) permite elegir animales con cualidades genéticas superiores. Ahorra tiempo y dinero al evaluar la progenie antes de su nacimiento o cría. Esta estrategia precisa mejora la rentabilidad y la calidad del ganado.


En resumen, la aplicación del conocimiento genómico en la ganadería nacional tiene el potencial de transformar la industria. Al mejorar genéticamente los hatos de manera dirigida, los productores pueden obtener beneficios económicos significativos. La genómica es una herramienta poderosa para el futuro de la ganadería.